Este domingo el comentario a la Palabra nos llega de manos de María y Carla dos Jóvenes de Hinojosas de Calatrava.

Jesús este domingo nos cuenta cómo ha experimentado el amor de Dios. Es más, ha experimentado que Dios es amor. Su presencia en nuestro mundo es signo concreto, real, de ese amor de Dios por cada uno de nosotros. Ese amor es el que nos da la vida el que ayuda a los jóvenes. El amor de Dios es el que creó este mundo y el que lo mantiene en su existencia, a pesar de que el hombre intente rechazar el amor de Dios continuamente. Nuestro Señor  es el origen del amor, de esa corriente vital sin la que no podemos vivir. ¿Estás dispuesto a ser amigo de aquel que te ama tanto? La Iglesia necesita jóvenes que amen a Dios, al mundo, y a a sus iguales.