Hoy Carmen de Tomelloso y desde la Parroquia de San José en Fuenlabrada nos comenta el Evangelio de este domingo.  En esta fiesta de la Santísima Trinidad, invocamos una vez más la presencia de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en medio de nosotros, en nuestras comunidades cristianas, en nuestra Iglesia y nuestro país. Confesar la Trinidad de Dios es creer que Dios es un misterio de comunicación y de amor. No un ser cerrado e impenetrable, inmóvil e indiferente. Su intimidad misteriosa es solo amor y comunicación. Consecuencia: en el fondo último de la realidad, dando sentido y existencia a todo, no hay sino Amor. Todo lo que existe viene del amor.